Heberto Castillo. Nos encontramos aquí en la plaza de la Constitución, después de pasear nuestras convicciones por las calles de México. Hemos venido con le pueblo, estudiantes y maestros para expresar en esta magna asamblea nuestra voluntad de que el gobierno de la República escuché la voz del pueblo. De que se percate de que el diálogo público, en el que tanto hemos insistió desde un principio, sólo puede reportar beneficios a la nación. En fin, decirle que es inevitable…